lunes, 2 de agosto de 2010

Salsas para picadas.

Base.
Poné en un potecito una cucharada de mostaza de Dijon. (Cuchara: la que usarías para comer Zucarítas, o si son pocos, la de té. La de café no)
Casancrem. 3 veces más que Dijon.
Aceite de oliva. Buscá promos de supermercado, a veces comprando una botella, la segunda es bastante más barata. O comprá con algún amigo, entonces pagarían casi la mitad de uno, y se llevarían 2. En fin. Dos cucharadas, de la de Zucaritas.
Sal, lo que te entre entre el dedo índice, el dedo fuck you y el gordo. Poquito. Pimienta negra, (pensá en colores, siempre). Ají molido, poquito.

(Podés usar Savora. Pero para eso también podrías comprar sanguchitos de miga, tirar unos patis o pedir empanadas).

Una vez que mezclaste todo, sacalo y metelo en un pote limpio. Así queda más bonito.


Esta sería la base para muchas. Después podés agregarle:
Fácil:
Cibulette picado bien chiquito.
Cebolla de verdeo, en rodajitas finas tipo moneda de 10 centavos.
Rodajitas de tomates cherry. Tipo monedas de 1 peso.
Almendras.
Aceitunas. También moneditas.
Albahaca cortada en tiritas. Cómo? Poné una hojita arriba de otra y armate uno. La más grande abajo, y después enrollalas como un cigarrito, o dejalas así apiladitas y cortá tiritas bien finitas.
Pensá en lo que tengas.

Para reemplazar los chizitos, que no van más, podés usar apio, y zanahorias.
Así crudas como vienen.
Zanahoria:
Pelapapas, y después cortala en bastones o palitos. A la mitad, la mitad a la mitad, y así. La cosa es que quede cómodo para meter en la salsa.
Apio.
Cortá el tallo en bastones de 6 cm, más o menos. como las zanahorias. Y (a lo largo) a la mitad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada